_EO_7720_1

En las alturas, las araucarias jugaban “a la escondida” entre nubes que tenuemente dejaban apreciar la majestuosidad de este árbol milenario.

Anuncios