Previo a jugar al “resbalín” con mis hijas.