Técnico Prodesal de Indap visita a caballo a sus agricultores en Lonquimay

FOTO TECNICO A CABALLO

Durante la época de las veranadas, entre enero y abril, Juan Ramón Garrido, técnico agrícola de la Unidad PRODESAL Oeste, sube a las montañas de Lonquimay a caballo para visitar a los campesinos, quienes trasladan a sus animales a los terrenos fiscales para garantizar la engorda del ganado.

 Este hombre de 42 años, nació en el sector de Ranquil, comuna de Lonquimay y durante su infancia y juventud protagonizó decenas de “veranadas” junto a su familia.
“Era mi abuela quien me encomendaba llevar a los animales a pastar a la montaña, es difícil vivir aquí, sobre todo en invierno; el aislamiento, el frío, es duro, pero la gente se acostumbra. Las veranadas eran lindas, nosotros cuando cabros siempre queríamos ir solos, arriba nos entreteníamos jugando a la pelota, contando cuentos entorno a la fogata, mientras los animales pastaban. La vida en la montaña es hermosa, pero también es sufrida” manifiesta Juan Garrido, mientras recuerda sus años de infancia en la montaña.
Juan Garrido, siempre manifestó una sentida preocupación por las familias de su sector. Por ello, decidió estudiar la carrera de Técnico Agrícola, “yo siempre quería volver, la verdad estudié esa carrera porque mi gran sueño era servir en mi tierra, me fui a Chiloé a estudiar, después volví y ahí INDAP me dio la oportunidad de trabajar en Lonquimay, ese era un gran anhelo que yo tenía” sentenció Juan Garrido.
Durante la época de las denominadas “Veranadas”, las familias de alta montaña de Lonquimay, se reúnen en los terrenos cordilleranos intercambiando la herencia cultural propia de descendientes de colonos, familias pehuenches y vecinos argentinos venidos del otro lado de la cordillera. Una actividad histórica, trasmitida de generación en generación, con el objeto de preservar los pastos de las planicies para el invierno.
Para Ricardo Senn, Encargado Territorial de los programas PRODESAL Y PDTI de INDAP, la labor de este técnico agrícola “deja en evidencia el compromiso y pertinencia de muchos profesionales de INDAP, quienes movidos por su vocación social han decidido hacer patria en lugares tan apartados como las montañas de Lonquimay. Además, Juan tiene sus raíces vinculadas a aquella tierra, dándole especial relevancia a su trabajo” puntualiza el profesional.
Juan Garrido lleva más de 14 años brindando asesoría técnica a las familias de Lonquimay. Actualmente, asesora a 119 campesinos de alta montaña. Durante la época de las “veranadas”, el funcionario de INDAP se traslada a los terrenos fiscales a caballo, pernoctando por varios días junto a sus agricultores.

(temucotv.com)

Anuncios